Artículos de sección

El fruto del pan es la cabeza de todo

Panapen (Artocarpus altilis) - planta relicta de la familia Mulberry (Moraceae)... La familia une 2 géneros: Artocarpus, con 47 especies de plantas, y el género Treculia de 12 tipos. Todas estas plantas se pueden atribuir al fruto del pan, pero nos interesa el principal sostén de los polinesios Artrocarpus altilis.

Hubo momentos en que el pan crecía solo en los árboles, y para obtenerlo no era necesario sembrar los campos con cereales. Todavía crecen grandes panes en las ramas de este increíble árbol. Una vez que el fruto del pan era omnipresente en la Tierra: se encontraron huellas de hojas y flores de esta reliquia en las rocas no solo del sur, sino también de los países del norte, como Groenlandia. El enfriamiento global ha reducido el área de distribución de la fruta del pan a los trópicos.

Ahora Nueva Guinea es considerada el lugar de nacimiento de esta planta. Fue mencionado en sus escritos por Teofrasto (aproximadamente 372-287 a. C.) y Plinio el Viejo (aproximadamente 23-79 d. C.). Los europeos lo conocieron por primera vez a través de William Dampier (1651-1715), el famoso pirata que se convirtió en el capitán de la Flota británica y navegó tres veces alrededor del mundo. Describió el uso de la fruta del pan de esta manera: “Son tan grandes como una hogaza de pan horneado con harina que vale cinco chelines la fanega. Los residentes los hornean en el hogar hasta que la corteza se ennegrece, luego se quita la corteza y queda la carne blanca suave debajo de la piel fina y delicada, similar al pan que se desmorona. No hay inclusiones rocosas. Pero si la pulpa no se come de inmediato, en un día se vuelve rancia y difícilmente comestible ".

Una forma tan asombrosa de alimentarse interesó a muchos investigadores, incluido James Cook (1728-1779). Durante la estancia de su barco frente a las costas de Tahití en 1768-69. el capitán llamó la atención sobre el rito fúnebre de los tahitianos, quienes suministraron a los muertos lo más necesario: frutas y agua parecidas a melones. Esto es lo que escribe Jules Verne sobre esto en el libro "Navegantes del siglo XVIII": "Los cuerpos se dejaron descomponer al aire libre y solo se enterraron esqueletos ... En el borde abierto del dosel hay varios cocos en la forma de un rosario; afuera hay media cáscara de coco llena de agua fresca; se cuelga del poste una bolsa con varias rodajas de fruta del pan.

Al enterarse de que estas frutas reemplazan al pan para los nativos, el botánico de la expedición Cook Joseph Banks apreció de inmediato las posibilidades de utilizar esta planta como una fuente de alimento barata. Al regresar a Inglaterra, logró la organización de una expedición especial por las plántulas de este árbol. Logró convencer al gobierno de que el cultivo de la fruta del pan en las colonias de las Indias Occidentales permitiría alimentar a los esclavos a bajo precio en las plantaciones. Escucharon sus palabras, porque Sir Joseph Banks aconsejó al rey sobre el mantenimiento de las plantas en el Royal Botanic Gardens, Kew, donde se trajeron plantas exóticas de todo el mundo. El capitán de la nueva expedición tenía la tarea de transportar plántulas de Polinesia a las Antillas.

En 1789, el barco "Bounty" zarpó hacia Tahití, especialmente preparado para el transporte de plantones. Pero la expedición no cumplió con la tarea: las plántulas se cargaron en el barco, pero estalló un motín en el barco. La tripulación amotinada envió al capitán Williams Bligh con 18 marineros en un bote de remos al mar. El barco se dirigió a una de las islas del Océano Pacífico. En lugar de regresar al Viejo Mundo, donde la pena de muerte esperaba a los alborotadores, el equipo organizó una colonia libre en la isla Pitcairn. El Capitán Bligh logró sobrevivir a esta alteración y llegar al suelo, habiendo recorrido más de 6710 km. Después de regresar a Inglaterra, partió nuevamente hacia el fruto del pan, y en 1793 el barco Providence entregó las plántulas al jardín botánico de la isla de San Vicente en las Indias Occidentales. En 1817, William Bligh murió en Australia, con el rango de vicealmirante, y se grabó una fruta del pan en su lápida.

Un sello postal con un retrato de W. Bly y una imagen de la rebelión en

La noticia de la búsqueda de los británicos llegó a sus constantes competidores, los franceses. El grupo de La Billardier, enviado en busca de la expedición La Perouse desaparecida, entregó plántulas de fruta del pan al jardín botánico del París revolucionario en 1792. Desde París, la fruta del pan se envió a Jamaica. Así comenzó la "carrera" del fruto del pan como proveedor de alimentos baratos en las colonias.

Echemos un vistazo más de cerca a esta planta.

Género Artocarpus incluye 47 especies de plantas que crecen actualmente en los trópicos de su Oceanía natal y el desarrollado sudeste asiático.

Un árbol de pan con una corteza gris lisa alcanza una altura de 30 my se asemeja a un roble común en silueta. El árbol puede verse muy diverso: en una planta hay hojas con diversos grados de pubescencia, tanto enteras como pinnadas disecadas. Las ramas también existen en dos versiones: algunas son largas y delgadas, con mechones de hojas al final, otras son gruesas y cortas con hojas en toda su longitud. Sí, y este árbol se comporta como siempre verde, luego como caducifolio, dependiendo del clima. Comienza a dar frutos a los 4-5 años.

El fruto del pan es una planta monoica. Pequeñas flores anodinas no lo adornan. Las flores masculinas llevan un solo estambre y forman grandes inflorescencias en forma de club. El polen madura de 10 a 15 días después de la formación de la inflorescencia, después de lo cual se rocía dentro de los 4 días.

Las flores femeninas inodoros, verdosas y discretas se recolectan a las 1500-2000 en inflorescencias redondeadas. Maduran algo más tarde que los machos y pueden polinizarse dentro de los 3 días posteriores a la formación de la inflorescencia. Las flores en una inflorescencia se abren secuencialmente, comenzando desde la basal, es decir. hacia arriba. Polinizado por el viento y los murciélagos alados Pteropodidae. Después de la polinización, el tejido de los periantos y los ejes de las inflorescencias crecen tanto que la fruta resultante absorbe completamente las drupas en desarrollo. Por lo tanto, las semillas con una longitud de 2-3 cm se sumergen en la capa externa del tejido infértil. Se forman inflorescencias y frutos en los extremos de las ramas. Los frutos en maduración pesan 3-4 kg.

Cabe señalar que las semillas en las frutas compuestas se encuentran solo en forma silvestre (también se le llama "nuez del pan"). La forma cultivada se reproduce por capas y no contiene semillas en la fruta. Esto indica una larga historia de cultivo de plantas, cuyo centro de origen se considera el archipiélago indo-malayo. Curiosamente, los habitantes de Micronesia y Polinesia prefieren la forma sin semillas, mientras que en Nueva Guinea prefieren las frutas de tipo silvestre.

La fruta del pan da fruto durante 9 meses al año de noviembre a agosto. Los frutos maduran en el árbol de forma secuencial, de abajo hacia arriba. Después de la fructificación, el árbol crece activamente y gana fuerza durante 3 meses antes de la próxima floración, creciendo de 50 a 100 cm durante este período de sequía, cuando la cantidad de precipitación cae a 25 mm por mes. El rango de temperatura en el que la fruta del pan puede sobrevivir es de +40 grados a 0.

A medida que la fruta madura, la masa fusionada de periantos y brácteas crecidas se vuelve cada vez más carnosa. Los frutos son ovalados y parecidos a melones, de 15-25 cm de largo y unos 12-20 cm de diámetro. El color de la cáscara cambia gradualmente de verde claro a amarillo. Con el tiempo, se tiñe adicionalmente con látex que sobresale y se seca en la superficie, que está contenida en todas las partes de la planta. La cáscara de la fruta puede ser lisa o rugosa, cubierta de excrecencias sin espinas. Pueden alcanzar 3 mm de altura y 5 mm de diámetro, las excrecencias se forman a partir de flores separadas firmemente plantadas en el eje, alargadas en un tubo, cada una de las cuales, al expandirse, forma su propia "espinilla" o celda poligonal de un patrón de malla. sobre la superficie lisa de la fruta. En el medio del crecimiento o de la celda, se ve una cicatriz marrón por el estigma seco de la flor.Las semillas de 2-3 cm de tamaño están cubiertas con una fina piel de color marrón oscuro de 0,5 mm de grosor y una fina membrana interna translúcida.

La pulpa de la fruta, a medida que madura, cambia de color de blanco almidonado a crema o amarillento. Un árbol puede madurar de 150 a 700 frutos. Si tenemos en cuenta que la vida de una fruta del pan es de 60 a 70 años, entonces más de medio siglo de plantaciones de fruta de pan pueden producir rendimientos de 16 a 32 toneladas por hectárea, lo que corresponde a los rendimientos de trigo, pero con costos mínimos de cultivo. cosecha y procesamiento.

La fruta del pan crece individualmente o en racimos en la parte superior de las ramas. El contenido calórico de 100 g de fruta del pan es de 103 kcal. Su valor nutricional (por 100 g): proteínas - 1,07 g, grasas - 0,23 g, carbohidratos - 27,12 g, azúcares - 11,0 g, fibra - 4,9 g.

Los granos de las semillas también son comestibles, su valor nutricional es mayor. El contenido calórico de 100 g de semillas es de 191 kcal. El valor nutricional de 100 g de semillas es: proteínas - 7,40 g, grasas - 5,59 g, carbohidratos - 29,24 g, fibra - 5,2 g.

Hoy en día, la fruta del pan se considera un producto dietético bajo en grasas.

La fruta del pan es comestible en cualquier etapa de maduración. Las frutas inmaduras se preparan y almacenan como verduras, y las frutas maduras, en las que el almidón, del cual las frutas contienen hasta un 30-40%, se convierte en azúcar, se utiliza como frutas. Se hierven, salan y escabechan pequeños frutos verdes de 2-6 cm de diámetro, obteniendo un producto con sabor a alcachofa. Las frutas maduras se utilizan para hacer budines, pasteles y salsas.

Los altos rendimientos crean el problema de preservar y procesar los cultivos excedentes. Los tahitianos han decidido hace mucho tiempo por sí mismos esta cuestión. Recogen la fruta con palos bifurcados, perforan la cáscara dura para que la pulpa de la fruta comience a fermentar. Después de un día, los frutos fermentados se limpian de cáscara dura y se colocan en un hoyo forrado con piedras y hojas de plátano, se compactan, se cubren con hojas y se cubren con piedras. La masa pastosa fermentada resultante se puede utilizar durante todo el año, esto es especialmente cierto durante la ausencia de frutas de agosto a noviembre. La masa se suele triturar y amasar, añadiendo agua y trozos de fruta fresca. De esta forma, los nativos de las Islas Marquesas comen este plato picante, llamándolo poi-poi, cuyo olor desalienta el apetito de los europeos. La masa se puede hornear envolviendo las hojas. La pulpa de los "panes" resultantes sabe a pan.

En las condiciones modernas, las frutas destinadas al almacenamiento a largo plazo se fermentan, se liofilizan, se secan y se convierten en chips o almidón.

La fruta del pan es comparable en calorías a los plátanos y papas, en parte similar en sabor debido a su alto contenido de almidón. Además, los frutos son fuentes de potasio, calcio, magnesio y vitaminas de los grupos A, B y C. Las propiedades antiescorbuto del fruto del pan han sido descritas por antiguos marinos.

Se utilizan absolutamente todas las partes de la planta. Las semillas se suelen hervir o freír. Contienen un 8% de proteínas y muy poca grasa en comparación con los frutos secos, cuyo sabor y textura se parecen.

Todo lo que queda después del uso humano es devorado voluntariamente por las mascotas. Las hojas se utilizan como alimento para los herbívoros, y a los elefantes también les gustan mucho. Los caballos se comen la corteza y las ramitas. Tales adicciones a la comida obligan a proteger cuidadosamente a los árboles jóvenes de los animales que desean darse un festín con ellos.

Las inflorescencias secas de flores masculinas se utilizan como repelente; cuando se quema, su humo ahuyenta a los mosquitos y jejenes. Pero no todas las inflorescencias logran secarse, porque también están encurtidas y se preparan frutas confitadas a partir de ellas.

La madera de color amarillo dorado del fruto del pan se utiliza en la industria del mueble, así como para la fabricación de instrumentos musicales, se oscurece con el tiempo. La madera es muy ligera, casi dos veces más ligera que el agua (su densidad es de 505-645 kg / m3), por lo que sirve como material para tablas de surf. Otra cualidad muy valorada de esta madera en los trópicos es que no es consumida por las termitas.

Los baúles son un combustible precioso en los trópicos. La capa interior de corteza se utiliza para hacer una tela suave a partir de la cual se cosen ropa de cama, taparrabos y prendas rituales. Las cuerdas fuertes están hechas de líber, que no se ven afectadas por la humedad.

La goma de mascar evita que los barcos goteen. El látex que se encuentra en todas las partes de la planta se usa como goma de mascar y como adhesivo.

La medicina popular local utiliza activamente los medicamentos proporcionados por el fruto del pan. Las flores pueden aliviar el dolor de muelas. El látex se frota en la piel en busca de fracturas y dislocaciones para aliviar la inflamación. Para el tratamiento de enfermedades fúngicas, el medicamento se obtiene de las hojas. Las enfermedades del tracto gastrointestinal (diarrea, dolor abdominal, disentería) se tratan con una solución acuosa de látex o un extracto de flores. El látex, mezclado con hojas trituradas, se utiliza para el dolor de oído, la corteza para los dolores de cabeza, las raíces como laxante y para el tratamiento de enfermedades cutáneas y fúngicas. La investigación moderna ha demostrado que la corteza tiene un efecto citotóxico sobre las células tumorales y los extractos de las raíces y el tallo tienen actividad antimicrobiana contra las bacterias grampositivas.

Actualmente, árboles enormes y longevos se integran al sistema agrícola y se llevan bien con el ñame, el banano y algunos cultivos comerciales, en particular, la pimienta negra y el café, que se cultivan debajo de ellos, brindándoles protección del sol abrasador.

Si en las latitudes medias "el pan es la cabeza de todo", entonces en los trópicos podemos decir que todo es la cabeza de un fruto del pan, que simultáneamente satisface muchas necesidades humanas y se utiliza en la cocina, la agricultura, la carpintería y la industria médica.