Informes

Cinco siglos de Hampton Court: los estanques de Enrique VIII, Holanda inglesa, "London Garden"

Tribunal Hampton. Avenidas palacio y tejo El quinto día de nuestro viaje en inglés comenzó y terminó con aventuras en el tren. Al llegar a la estación Victoria, estábamos un poco confundidos por su tamaño, la complejidad del horario y las reglas para cobrar un boleto de la ciudad. Después de pasar una hora en la plataforma, la siguiente hora disfrutamos mirando los suburbios y suburbios de Londres, paisajes familiares; después de todo, Hampton Court, como Kew, se encuentra en el Támesis en el área de Richmond, arriba y al este de la capital.
Tribunal Hampton. Primer vistazo desde el puenteTribunal Hampton. Desde la fachada del patio - un castillo y un castillo ...
En el Támesis, en el sentido literal de la palabra, el lado del palacio es visible desde un gran puente hermoso, que pasamos desde la estación. En temporada y con el tiempo, puede hacer la ruta real: en barco desde Westminster a Hampton Court. Pero este viaje es sin prisas, toma más de tres horas, y la temporada ya terminó, por eso el vapor se paró en el muelle, olvidado y triste, como el burro de Eeyore.
Tribunal Hampton. Entrada al castillo de Hampton CourtTribunal Hampton. Centro educativo Golden Gate of Klor

Al acercarse al palacio, se llama la atención sobre el largo edificio rojo de servicios, especialmente las puertas modernas del Centro Educativo Clore, entrelazadas con árboles dorados. Cerca hay una amplia taquilla (afortunadamente, sin colas) y una librería, donde encontramos fácilmente dos guías en ruso y un libro en inglés sobre el parque. Y luego llegaron a la puerta; es difícil decir si era un palacio o un castillo.

Tribunal HamptonTribunal HamptonTribunal Hampton
Tribunal Hampton. Las bestias guardan la puertaTribunal Hampton. Primer patio
En este lado, un castillo de ladrillo rojo con torres y torretas, con chimeneas renacentistas y bestias con dientes medievales. Un palacio en el pleno sentido de la palabra, Hampton Court podría haberse convertido ... - pero esa es toda la historia.

Una hermosa finca a orillas del Támesis, en un lugar habitado por los antiguos romanos, perteneció a la Orden Hospitalaria, conocida por nosotros como los malteses. De ellos, la propiedad pasó a manos del cardenal Thomas Woolsey, una especie de "cardenal Richelieu" bajo Enrique VIII.

Retrato del cardenal Thomas WoolseyHans Holbein. Retrato de Enrique VIII
A partir de 1514, durante tres décadas, construyó y decoró el castillo en un estilo mixto de gótico inglés tardío y renacimiento italiano maduro. Las escarpadas torres del castillo están decoradas con delicados bajorrelieves del escultor italiano Giovanni di Mayano. Pero, a diferencia de Richelieu y Mazarin, Woolsey no era omnipotente. Sintiendo que el terreno político se le resbalaba, presentó al rey el castillo casi terminado. Y un año después murió ...
Tribunal Hampton. Puerta de Ana BolenaTribunal Hampton. Bóveda gótica
Enrique VIII amplió, en primer lugar, las cocinas y el comedor, una parrilla para las fiestas de su enorme patio. Vimos a ambos mientras visitábamos el palacio. Debajo de él, la planta del edificio se formó con tres patios que van uno tras otro. Están separados por altas puertas de dos torres, el sello distintivo de Hampton Court. En la segunda puerta, encima de la cual se ubicaron las cámaras de la reina Ana Bolena, sigue funcionando el reloj más complicado, que indica no solo la hora y el signo del zodíaco, sino también la altura de la marea en Londres para quienes viajaban en barcazas.
Godfrey Kneller. Retrato del rey Guillermo IIILlegada de Willem a Inglaterra. Mural en Palacio de GreenwichGuillermo III y María II reinan en Inglaterra. Mural en Palacio de Greenwich
El siguiente y último período de construcción llegó a Hampton Court durante el reinado de la reina María II de Inglaterra y Willem (en Inglaterra, William) III llamado desde Holanda. Fue este reinado (1689-1702) el que marcó la mejor época del arte de la jardinería de la antigua Inglaterra.

Guillermo III es un hombre con una biografía tormentosa y victoriosa. Criado en su Holanda natal por sus parientes ingleses, después de difíciles vicisitudes militares ganó Gran Bretaña de manos de su tío, el católico rey James II. Su posición como esposo de la reina de Inglaterra alentó acciones y proyectos demostrativos. En ese momento, el lujoso y sin precedentes para el complejo de palacios de Holanda Het Loo en la ciudad de Apeldoorn ya se había completado. Allí, el esquema francés del jardín del parterre y la fachada del palacio se aplicó a las condiciones locales, el jardín está rodeado por la muralla de tierra holandesa "marca registrada", estatuas y fuentes convivían con plantas con flores de diferentes formas. He estado en Het Loo más de una vez y tengo la oportunidad de mostrar varios pares comparativos de fotografías; hablan mejor que las explicaciones largas.

Dos jardines Willem-William: Hat Loo y Hampton Court

Het Loo. Pequeño jardinTribunal Hampton. Pequeño jardin
Tribunal Hampton. MaliHet Loo. Vista del parterre desde la azotea del palacioTribunal Hampton. Vista del parterre desde la planta delantera del palacio
Het Loo. El eje principal del parterreTribunal Hampton. El eje principal del parterre
Het Loo.Parterre y terraplén de tierraHet Loo. Parterre y terraplén de tierra
Al convertirse en rey de Inglaterra, William decidió destruir gradualmente el antiguo Hampton Court y reemplazarlo por un nuevo Versalles, más precisamente, "Antiversal", un palacio y parque no peor que el de Luis XIV, su formidable enemigo francés. El arquitecto principal del palacio fue Christopher Wren, autor de la Catedral de San Pablo. Propuso crear una plaza con fachadas barroco-clasicistas y decorar el edificio con una cúpula.
Tribunal Hampton. La fachada del palacio desde el lado del Jardín Propio de Guillermo IIITribunal Hampton. Fuente Courtyard Hampton Court
La construcción tomó tanto tiempo que el rey perdió interés en ella, por lo que Hampton Court en ambos lados es un castillo renacentista, y en los otros dos, un palacio austero. El tercer patio fue reemplazado por dos pequeños patios: se suponía que los apartamentos de William y Mary eran equivalentes, por lo que el acceso al suelo conduce a través de pasillos sinuosos.
Tribunal Hampton. Vista desde las escaleras del palacio hasta el patio de la fuenteTribunal Hampton. Escalera a las cámaras de Guillermo III y María II
Y el barroco resultó ser extraño, por un lado, formas grandes y estrictas "como Versalles", por el otro, arremolinándose ventanas, plataformas y adornos barrocos. Las ventanas de Fountain Yard se han comparado con muchos ojos repentinos y abiertos de par en par.
Tribunal Hampton. Salón de Estado de Guillermo IIITribunal Hampton. Salón de Estado de Guillermo III
Las cámaras del palacio, las escaleras, la capilla Tudor son hermosas y están llenas de impresiones. La tarifa de entrada incluye la oportunidad de utilizar una audioguía que habla ruso.
Tribunal Hampton. Plafond en el dormitorio delanteroTribunal Hampton. Galería increíblemente hermosa con vista al jardín privado
Quería presentar rápidamente a nuestro grupo de paisajistas el curso de la jardinería, así que, también no sin pasear por el laberinto de pasillos, fuimos a los jardines laterales más interesantes de Hampton Court.
Tribunal Hampton. Salida al jardín ... Foto de Elena LapenkoTribunal Hampton. Salida al jardín ... Foto de Elena Lapenko
Hay tres, y están ubicados uno tras otro a la derecha de la entrada del palacio, no lejos del Támesis.
Tribunal Hampton. Disposición del conjunto. El esquema de B. SokolovTribunal Hampton. Disposición del conjunto. El esquema de B. Sokolov
Dos pequeños jardines: parterres rectangulares bajo el nivel del suelo con plantaciones regulares de árboles podados y pequeñas estatuas. Se ven especialmente hermosos a través de los enrejados y las enredaderas que los cubren contra el fondo del techo irregular del comedor.
Tribunal Hampton. Segundo jardín del estanqueTribunal Hampton. Tercer jardín del estanque
La historia de este pequeño pero importante sitio (ubicado entre el castillo y el río) es rica y fascinante. Enrique VIII construyó varios jardines en esta parte de la residencia. El más grande fue el Jardín Privado, al que entraremos un poco más tarde, y tres rectangulares ... ¡no jardines, sino estanques lo siguieron!

Aquí se criaban y guardaban peces para la mesa real, y las laderas de la costa estaban decoradas con hermosas repisas. Detrás de ellos, sobre las aguas del Támesis, se encuentra la Casa del Comedor, desde cuyas ventanas, en la era Tudor, también se abría una vista del Aviario Real.

Tribunal Hampton. Vista del comedor y el segundo jardín del estanqueTribunal Hampton. Vista desde el comedor a través del segundo estanque de jardín. De izquierda a derecha: invernadero, castillo, palacio
A juzgar por los documentos del palacio, los estanques no estaban muy bien dispuestos, el agua los abandonaba y en el siglo XVII fueron abolidos. En el período "angloholandés", surgió aquí un pequeño reino verde de María II. Ella ordenó convertir los estanques en jardines rebajados y "empotrados", razón por la cual todavía se llaman Pond Gardens. Había cuatro jardines en total. Tribunal Hampton. El propio jardín de Guillermo III y los jardines del estanque de María II. Fotografía satelital. Norte a la izquierdaTribunal Hampton. Primer jardín de estanque y muro de contención del propio jardín con pérgola

En el más grande, adyacente al propio jardín del Rey, se cultivaron flores cortadas.

El segundo no solo tenía un significado decorativo, sino también heráldico: allí se exhibía una colección de frutas cítricas en el verano, entre las cuales los naranjos, un símbolo de la dinastía Orange, desempeñaban el papel principal.

El tercero se llamaba Jardín de las prímulas, pero entre ellos crecía una gran variedad de bulbosos, principalmente tulipanes y anémonas; aquí, nuevamente, se puede ver el sabor holandés. Y finalmente, en el jardín de invernadero más pequeño había tres "casas de cristal": invernaderos con una magnífica colección de plantas exóticas. Tanto en el período holandés como en el inglés de su reinado, William y Mary no escatimaron esfuerzos ni gastos para reponerlo.

Tribunal Hampton. Segundo jardín del estanque. En primer plano hay un lugar para plantas bulbosas.Tribunal Hampton. Una casa comedor con un jardín amurallado, vistas al Támesis y al puente, construida por Edwin Lutchence, creador de Hestercombe
Hoy, el primer jardín se ha convertido en un césped con varios árboles frutales, el segundo y el tercero se recrean en el espíritu de su época, y los invernaderos han crecido y han rodeado el sitio del cuarto jardín.

Este lugar adquirió su aspecto moderno en la década de 1920, cuando el jardinero e historiador Ernst Lowe era el guardián de Hampton Court Park. Elaboró ​​un proyecto para recrear los estanques de Enrique VIII, que no se llevó a cabo, y dispuso en los muros del castillo un "nodal", es decir, decorado con intersecciones de bordillos, un jardín de estilo Tudor.

Ernst Lowe. Un proyecto para recrear el Pond Garden de la era Tudor en Hampton Court. 1903Tribunal Hampton. Jardines de unión de estilo Tudor diseñados por Ernst Lowe (década de 1920)
A diferencia del jardín privado cercano, los jardines de estanques empotrados son el fruto de una reconstrucción temprana y condicional.Digo esto porque en los libros sobre historia de los jardines se muestran como típicos jardines medievales (!) Ingleses ...
Tribunal Hampton. Jardín de invernadero con árboles exóticos del invernadero.Tribunal Hampton. Pequeña fuente en el invernadero de naranjos
Otro jardín creado para Queen Mary se encuentra a lo largo del invernadero, perpendicular a los Pond Gardens. El jardín de invernadero es una franja de césped y grava, sobre la que adornan jarrones con árboles del sur en temporada. Los jarrones se han recreado cuidadosamente (loza blanca y azul basada en muestras de Deltf y terracota) a partir de fragmentos encontrados durante la excavación del parterre en Het Loo. Es cierto que solo vimos tinas de madera blancas; tal vez, contenedores lujosos protegen del mal tiempo en otoño. En la primavera, el tesoro verde de los invernaderos se derramó aquí: dos mil especies, desde el pelargonium y el aloe hasta el jazmín y la piña. Y, por supuesto, la mitad de la colección estaba compuesta por cítricos: naranjas, pomelos, limones, limas. Este jardín es completamente nuevo: volvió a la vida en la temporada 2007. Me gustaron mucho las pequeñas fuentes y piscinas, que recuerdan a los juegos de agua en miniatura de Het Loo.
Tribunal Hampton. Placa con retrato de Lancelot BrownTribunal Hampton. Certificado del Libro Guinness de los RécordsTribunal Hampton. Invernadero Big Vine
En el cuarto jardín, junto a la muralla del palacio, hay un sencillo invernadero a dos aguas. En el interior, está casi vacío, porque una sola planta está encaramada justo al lado de la pendiente de vidrio. Pero los números son alarmantes: esta es la Big Vine, plantada aquí por Lancelot Brown alrededor de 1770, que produce cientos de racimos de uvas negras de Hamburgo negro cada otoño.

Cerca cuelga un certificado del Libro Guinness, que indica que no solo es la vid más antigua, sino también la más grande del mundo, que gira más de 75 metros. Hasta la década de 1920, los racimos se servían exclusivamente en la mesa real, pero ahora, en temporada, se pueden comprar en la tienda del palacio.

Tribunal Hampton. Vid grandeTribunal Hampton. Jardín privado, muralla de tierra y fachada del palacio
Las uvas ya se han quitado y comido, y nosotros, a través de las nubes cambiantes y el sol, entramos en un gran "jardín secreto" (jardín privado). Aquí, como en Tsarskoe Selo, en lugar de "secreto" debería leerse "propio", jardín "privado".
Tribunal Hampton. Pérgola en el eje del propio jardín. Foto de Elena LapenkoTribunal Hampton. Pérgola en el eje del propio jardín. Foto de Elena LapenkoTribunal Hampton. Pérgola en el eje del propio jardín. Foto de Elena Lapenko
Nuestro propio jardín, así como los pequeños jardines que hemos visto, se llama "empotrado", pero esto es inexacto: el jardín está rodeado por murallas de tipo holandés que crean majestuosas cortinas verdes en los lados.
Tribunal Hampton. Estatua en el jardín privadoTribunal Hampton. Sabor holandés en Private Garden: árboles, flores y arabescos barrocos
Puedo testificar que todas las partes del jardín (el sistema de parterre francés, los arabescos, la fuente y la combinación de estatuas blancas y austeras con la plantación del jardín) son las mismas que en Het Loo. Pero no hay jardines idénticos, y hay una diferente, mayor escala, pendientes más lujosas, más cielo, la fuente es más alta y los caminos son más anchos.
Tribunal Hampton. Jardin propio. Estos son los árboles que han crecido en el jardín de la fuente ...Tribunal Hampton. Jardín propio durante la reforma de los parterres. Foto de Boris Sokolov. 1994 año
Nuestro propio jardín ha estado cubierto de maleza durante tres siglos. Hasta hace poco, en su lugar se encontraba un matorral de tejos piramidales, a través del cual apenas se veían avenidas y fuentes. En 1996, el parterre abierto fue recreado a partir de materiales históricos y arqueológicos, y ahora su apariencia es completamente auténtica. Un hermoso jardín anglo-holandés y, de hecho, el último que existe.
Tribunal Hampton. Jardin propio. La vista más magnífica es desde el medio de la pendiente. Tejos piramidales: así eran hace trescientos añosTribunal Hampton. Jardín privado a la sombra de los tejos cubiertos de maleza. Foto de 1920
Y a la vuelta de la esquina, frente a la larga fachada central, se despliega el "anti-Versalles", el parterre del palacio, que lleva el nombre de Gran Jardín de la Fuente. "Anti" en dos aspectos: en primer lugar, el poder del conjunto y los tres rayos de sus callejones se dirigen contra el poder y la grandeza de la residencia del Rey Sol, y en segundo lugar, como en muchos posteriores "Versalles", los tres -ray se dirige no hacia la ciudad, sino hacia un parque.
Tribunal Hampton. Jardín de la fuente. Tres callejonesTribunal Hampton. Jardín de la fuente. Tres callejonesTribunal Hampton. Jardín de la fuente. Tres callejones
El Gran Jardín de la Fuente fue fundado por Carlos II, quien vivió en el exilio durante muchos años en la Europa continental y era muy consciente de la grandeza del nuevo estilo de parque, nacido bajo el lápiz de André Le Nôtre. El jardinero de Karl, André Molle, creó un largo canal que va desde el castillo hasta la distancia.

El jardín ya se completó en la era de William y Mary, quienes trajeron al interesante y talentoso arquitecto Daniel Maro con ellos desde Holanda. Procedente de una familia de arquitectos francesa, entendió perfectamente el estilo y las formas de la época de Luis XIV. Su familia era hugonote, por lo que se vio obligado a abandonar su tierra natal y comenzó a trabajar en la corte del estadista holandés Willem. Fue él quien creó el jardín parterre relativamente modesto y cerrado en Het Loo. En Hampton Court, amplía la escala de sus proyectos: la intimidad holandesa es reemplazada por la escala francesa.

Daniel Maro. Proyecto Fountain Garden en Hampton Court. 1689Tribunal Hampton. Jardín de la fuente. Vista moderna desde el espacio
Maro ordenó rellenar el inicio del canal y creó en este lugar un tridente de callejones y un semicírculo del parterre. El parterre estaba decorado con intrincados arabescos de parterres, jarrones, pirámides de tejos esquilados y dos hileras de fuentes, de donde proviene su nombre. La reina Ana, hermana de María II, que ascendió al trono después de la muerte de William, quiso reemplazar los macizos de flores con césped: comenzó el siglo XVIII y con él el gusto por la naturalidad. Las fuentes que funcionaban mal fueron removidas y reemplazadas por un canal semicircular muy hermoso.

Desde 1764, Lancelot Brown se convirtió en el principal jardinero de Hampton Court. El gran maestro de la jardinería paisajística se vio obligado a mantener de alguna manera la existencia de jardines regulares, que ya no gozaban de la atención de los monarcas ingleses. Él canceló la esquila de los árboles piramidales del Jardín de la Fuente, y gradualmente se convirtieron en tejos y acebos gigantes que cubrieron el horizonte.

Tribunal Hampton. Jardín de la fuente. Canales semicirculares y largosTribunal Hampton. Tejos y parterres del jardín de la fuente
La situación se parece un poco a la historia de Tsarskoe Selo: Catalina II ordenó no cortar los árboles del Jardín Inferior, y pronto se formaron matorrales de paisaje allí. Algunos de ellos, adyacentes al palacio, en el período de la posguerra fueron reemplazados por plantaciones regulares, y el parque distante aún protege la Ermita de los ojos de los curiosos. Pero los puestos de Hampton Court tienen un diseño y un destino completamente diferentes.

En el siglo XIX, se crearon grandes bordes de flores a lo largo del muro que separa el Jardín Propio, y se plantaron tulipanes y ásteres en los antiguos parterres del Jardín de la Fuente: se llevaron a cabo exhibiciones de flores de primavera y verano. Ahora el jardín ha vuelto a su forma original.

Pero quedan dos huellas de la era del "caminar". El primero es un hermoso y espectacular bordillo a lo largo del Broad Alley, creado por el ya mencionado Ernst Lowe, un jardinero de la década de 1920. El segundo son los extravagantes árboles del jardín de la fuente.

Tribunal Hampton. Callejón ancho y borde floral diseñado por Ernst Lowe (década de 1920)Tribunal Hampton. Tejos de trescientos años a lo largo del Broad Alley
A principios del siglo XX, se dieron cuenta y nuevamente comenzaron a cortar las antiguas pirámides a lo largo de los callejones. Pero estos ya eran árboles poderosos con una circunferencia de un metro, y las copas redondeadas lograron dar solo una semejanza externa a los contornos anteriores. Pero estos crecimientos excesivos de trescientos años, un poco como los agáricos de mosca verde, le dan a Hampton Court un aspecto caprichoso e inolvidable.

Habiéndonos acostumbrado a la inmensidad de Versalles, decidimos caminar hacia la distancia, a lo largo del canal. ¡Pero no estaba allí! Alrededor de la celosía, y detrás de ella, como en St. James y Chiswick, gansos-cisnes y su reino adormecido.

Tribunal Hampton. Solo las aves viajan a lo largo del Canal LargoTribunal Hampton. Solo las aves viajan a lo largo del Canal Largo
Una vez más, el amor de los ingleses por la naturaleza tranquila y salvaje empujó a un segundo plano la grandeza y el deseo de mostrar vistas lejanas. Disfrutamos de los panoramas más tarde, en Windsor Landscape Park.

Hay varios jardines a la izquierda del palacio. Un antiguo pero lujoso jardín de rosas con variedades de rosas "inglesas antiguas", un jardín de césped y, finalmente, ¡el famoso Laberinto! Ahora hay un espacio abierto a su alrededor, pero, aparentemente, esta es la última pieza del Jardín Salvaje, una vez enorme, llena de cortinas verdes barrocas y callejones sinuosos.

Tribunal Hampton. Jardín de rosasTribunal Hampton. Jardín de rosas
Una puerta modesta conduce a un callejón enrejado simple. Y eso es. Fin. Entiendes que no puedes encontrar una salida de este pequeño triángulo. Como "Tres en un bote" de Jerome Jerome, corrimos de aquí para allá, encontramos una bandada de niños inteligentes y los seguimos hasta la puerta de seguridad. Tribunal Hampton. La apariencia inofensiva del insidioso LaberintoTribunal Hampton. El laberinto no es tan fácil visto desde el espacio. A diferencia de Harris, tengo un gran respeto por los laberintos de jardín. Y en la Villandry francesa, y en la villa veneciana de Pisani, tienen tenazmente en sus brazos a decenas de adultos, personas inteligentes. En Villa Pisani, el cuidador subió a la torre en el corazón del laberinto y gritó por el megáfono: "¡A la derecha! ¡A la izquierda!" En una escena creada por un escritor inglés, el cuidador de Hampton Court intentó hacer lo mismo con una escalera plegable.
Tribunal Hampton. Es fácil entrar en el Laberinto ...¡Pero lárgate! ...
Harris preguntó si había estado alguna vez en Hampton Court Maze. Él mismo, según él, fue allí una vez para mostrarle a alguien la mejor manera de pasar. Estudió el laberinto de acuerdo con un plan que parecía tontamente simple, por lo que fue una pena pagar incluso dos peniques para entrar. Harris creía que este plan se publicó en forma de burla, ya que no parecía en lo más mínimo un laberinto real y solo confuso. Harris llevó allí a uno de sus parientes en el campo. Él dijo:

“Solo pasaremos un rato para que puedas decir que has estado en el laberinto, pero no es nada difícil. Incluso es ridículo llamarlo laberinto. Tienes que girar a la derecha todo el tiempo. Caminamos unos diez minutos y luego iremos a desayunar.

Una vez dentro del laberinto, pronto se encontraron con personas que dijeron que estaban aquí durante tres cuartos de hora y que parecían haber tenido suficiente. Harris los invitó, si lo desea, a seguirlo. Acaba de entrar, ahora doblará a la derecha y saldrá. Todos le estaban muy agradecidos y lo siguieron. En el camino, recogieron a muchos más que soñaban con salir a la naturaleza y, finalmente, absorbieron a todos los que estaban en el laberinto. Las personas que habían perdido toda esperanza de volver a ver su hogar y sus amigos, al ver a Harris y su compañía, se animaron y se unieron a la procesión, bañándolo de bendiciones. Harris dijo que, según su suposición, “en general, lo seguían unas veinte personas, una mujer con un niño, que había estado en el laberinto toda la mañana, ciertamente deseaba tomar a Harris del brazo para no perderlo.

Harris siguió girando hacia la derecha, pero evidentemente quedaba un largo camino por recorrer, y un pariente de Harris dijo que probablemente se trataba de un laberinto muy grande.

“Uno de los más grandes de Europa”, dijo Harris.

“Eso parece”, respondió su pariente. - ya pasamos

unas buenas dos millas.

Esto empezó a parecerle extraño al propio Harris. Pero se mantuvo firme hasta que la compañía pasó junto a la mitad de la rosquilla que yacía en el suelo, que un pariente de Harris, según él, había visto en este mismo lugar hacía siete minutos.

"Es imposible", dijo Harris, pero la mujer con el niño dijo:

“Nada de eso”, ya que ella misma le quitó esta dona a su hijo y la tiró antes de conocer a Harris. Agregó que sería mejor para ella no reunirse nunca con él y expresó la opinión de que era un engañador. Esto enfureció a Harris. Dibujó un plan y esbozó su teoría.

- Puede que el plan no sea malo, - dijo alguien, - pero solo necesitas

saber dónde estamos ahora.

Harris no lo sabía y dijo que lo mejor sería volver a la salida y empezar de nuevo. La propuesta de empezar de nuevo no despertó mucho entusiasmo, pero hubo total unanimidad en la vuelta. Todos se volvieron y siguieron a Harris en la dirección opuesta.

Tribunal Hampton. Callejones sin salida y muros del laberintoLos horrores del laberinto de Hampton Court. Póster promocional del Sistema de Transporte de Londres. 1956
Pasaron otros diez minutos y la compañía se encontró en el centro del laberinto. Al principio, Harris quería fingir que esto era exactamente por lo que estaba luchando, pero su séquito parecía bastante amenazador y decidió considerarlo como un accidente. Ahora al menos saben por dónde empezar. Saben dónde están. El plan salió a la luz una vez más y parecía tan fácil como pelar peras: todos partieron por tercera vez.

Tres minutos después estaban de vuelta en el centro.

Después de eso, simplemente no pudieron irse. Cualquiera que sea el camino que tomaron, todos los caminos los llevaron al centro. Comenzó a repetirse con tanta regularidad que algunos simplemente se quedaron en su lugar y esperaron a que los demás caminaran y regresaran a ellos. Harris volvió a redactar su plan, pero la vista de este periódico enfureció a la multitud. Se le recomendó a Harris que comenzara el plan para los papilotes. Harris, dijo, no pudo evitar darse cuenta de que había perdido parte de su popularidad.

Finalmente, todos perdieron la cabeza por completo y comenzaron a llamar en voz alta. sereno. El vigilante llegó, subió por una escalera fuera del laberinto y comenzó a darles instrucciones en voz alta. Pero en ese momento, todos estaban tan confundidos en sus cabezas que nadie podía averiguar nada. Entonces el centinela los invitó a que se quedaran quietos y les dijo que vendría a ellos. Todos se amontonaron y esperaron, y el vigilante bajó las escaleras y entró. En la montaña, era un joven vigilante, nuevo en su negocio. Al entrar en el laberinto, no encontró a los que estaban perdidos, comenzó a vagar de un lado a otro y finalmente se perdió él mismo.De vez en cuando veían a través del follaje cómo se precipitaba en algún lugar del otro lado de la cerca, y también veía a la gente y corría hacia ellos, y ellos se paraban y lo esperaban durante cinco minutos, y luego él volvía a aparecer en el mismo lugar. lugar y preguntó dónde desaparecieron.

Todos tuvieron que esperar hasta que regresara uno de los viejos vigilantes, que había ido a cenar. Solo entonces finalmente salieron.

Harris dijo que, como podía juzgar, era un laberinto maravilloso, y acordamos que trataríamos de llevar a George allí en el camino de regreso.

Jerome K. Jerome. Tres en el mismo barco, sin contar al perro (1889). Traducido por M. Salier

En tranvía hasta Hampton Court. Póster de 1927 del jardín privado descuidado

A principios del siglo XVIII, Hampton Court se convirtió en el escenario de disputas reales, y las cortes rivales de padres e hijos pronto redujeron a nada el prestigio de la residencia. Poco a poco, se convirtió en la morada de los príncipes y princesas menores, y luego de las damas de honor, que vivían sus días en las pequeñas habitaciones del gran palacio. En 1986, uno de ellos derribó un incendio en su habitación, provocando un gran incendio en las cámaras estatales de Guillermo III.

En 1838, la reina Victoria abrió el parque al público y diez años más tarde se construyó aquí una rama especial del ferrocarril. El abigarrado público acudió en masa a Hampton Court, que los periódicos empezaron a llamar "London Garden". Varias generaciones de londinenses han crecido en paseos dominicales en el parque cubierto de flores y estatuas antiguas. Sólo en el siglo XX se encontró un equilibrio entre el descanso medio salvaje y la inmersión en la historia.

La era Tudor en Hampton Court. Foto de Elena LapenkoLa era Tudor en Hampton Court. Foto de Elena Lapenko
La era Tudor en Hampton Court. Foto de Elena Lapenko

Aunque la Corona es propietaria de la residencia, está dirigida por los Palacios Reales Históricos, una organización sin fines de lucro, junto con la Torre y el Palacio de Kensington. Ha construido una poderosa industria de turismo cultural: una gran tarifa de entrada y opciones ilimitadas para alojarse en el palacio, incluidas audioguías y fotografías.

Junto a la fuente en Hampton Court. Foto de Elena Lapenko Pobló el palacio con decenas de personas con trajes de estilo Tudor, elegantes damas con vestidos de terciopelo que llevan a los niños en las excursiones y se puede montar en el parque en un carro tirado por caballos pesados. Una grada de hierro se extiende detrás del carro: ¡debes nivelar los callejones, salpicados de miles de huellas! Carro de Hampton Court: herramientas de transporte y de jardinería. Foto de Elena Lapenko En la historia "Tres en un barco" encontré lindas líneas que hoy están llenas de vida:

¡Qué maravillosa muralla se extiende a lo largo del río en este lugar! Al pasar junto a ella, cada vez que siento placer con solo verla. ¡Pared vieja brillante, dulce y alegre! Cuán maravillosamente decorarlo con líquenes que se arrastran y musgo que crece salvajemente, una tímida enredadera joven que se asoma desde arriba para ver lo que está sucediendo en el río, y una hiedra vieja y oscura que se encrespa un poco más abajo. Cada diez metros de esta pared revela cincuenta matices y sombras a la vista. Si pudiera pintar y pintar, probablemente crearía un hermoso boceto de esta vieja pared. A menudo pienso que me encantaría vivir en Hampton Court.

La impresión más vívida de Hampton Court es una antigüedad brillante y espectacular, torres pintorescas, tapices maravillosos, jardines barrocos frescos y enérgicos con corrientes de agua silbantes, cisnes en el largo canal soñoliento. Y musgos grises en las paredes rojas, lluviosas y ventosas, y detrás de ellas, los troncos delgados y las copas de malaquita de los naranjos.

La pared gris de Hampton Court. Foto de Elena Lapenko